Los jóvenes españoles ante el reto de su salud mental tras dos años de pandemia

CAPLEA
Santander, 06.06.2022 -

Los jóvenes se enfrentan al reto de su salud mental, deteriorada por la pandemia, aunque el 54% cree que tiene un nivel óptimo de salud.

La pandemia ha hecho mella en los jóvenes. Así lo recoge el Barómetro Juvenil, Salud y Bienestar, realizado por la fundación Mutua Madrileña y la Fundación FAD Juventud, tras entrevistar a 1.500 jóvenes de 15 a 29 años. Ocho de cada diez encuestados declaran haber sentido tristeza o desesperanza en el último año, poco interés en hacer las cosas o problemas de concentración. Una percepción que se acrecienta en el sexo femenino y en el grupo de mayor edad. A pesar de todo, la percepción de la salud física sigue siendo buena entre la juventud.

La mitad de los jóvenes considera que lleva un estilo de vida saludable

Un 54% de los jóvenes cree que tiene un nivel óptimo de salud, si bien esta cifra es algo más baja que la que se daba antes de la pandemia. Si se les pregunta a los chicos y chicas si consideran que su estilo de vida es saludable, el 49% responde que bastante saludable y el 11% lo considera muy saludable.

Estrés en estudios y trabajo

Los problemas que más preocupan a los jóvenes son la precariedad laboral, el paro y los bajos salarios, una percepción que, bajo el prisma de la crisis, hace que los jóvenes tengan una visión menos optimista de cara al futuro. A pesar de todo, un casi un 24% de los jóvenes cree que la situación del país mejorará.

El estrés es uno de los principales problemas que refiere la juventud, especialmente en lo que se refiere al trabajo o sus estudios, y la situación económica. En este sentido, cabe destacar que uno de cada diez jóvenes evita que los demás sepan que tiene algún problema.

Su salud mental


Aunque un 36% ha sido diagnosticado de un trastorno mental por un profesional sanitario, la mayoría recurre al autodiagnóstico. Así, un 56% cree haber sufrido problemas relacionados con la salud mental en el último año, aunque casi la mitad de ellos prefirieron no confirmar su situación con un profesional sanitario. Un 27% por considerar que su problema no era tan grave, mientras que otras razones para evitar acudir a un especialista son los motivos económicos, la vergüenza o el coste.

Un 53% ha consumido medicamentos sin prescripción médica y el 15% de forma sistemática. Además, el estudio revela que uno de cada cuatro jóvenes ha tomado psicofármacos en el último año.

Otro punto que estudia la investigación se refiere a los jóvenes limitados por una discapacidad, casi el 23% de los encuestados. Entre este colectivo es más común el diagnóstico de un problema psicológico por un profesional, pero el 26% afirma, sin embargo, que nunca ha sido diagnosticado con un problema de salud mental.

Fuente: Aprendemás (Eva del Amo)

Pincha en el siguiente enlace para leer la noticia completa.