Ir a p´gina principal de Jovenmanía
Jovenmanía Consejería de Educación, Cultura y Deporte
VolverImprimir

Actualidad / Noticias


3- La viralidad 2.0

 
La viralidad 2.0
Aunque el diccionario de la Real Academia de la Lengua Española no contempla aún el termino viralidad, este concepto y su uso es parte imprescindible en el funcionamiento de las redes sociales. Lejos de asociarse al daño que un tradicional virus supone en el campo de la informática, la viralidad en las RRSS trata de conseguir un impacto exponencial de reconocimiento ante algún evento comercial o acciones concretas de usuarios que buscan la rápida difusión de sus contenidos.

No es un concepto nuevo. Desde siempre, empresas y personas han tratado en algún momento de su carrera de obtener la mayor difusión posible. La novedad llega por las propias características de las redes: cada usuario tiene el potencial de multiplicar la repercusión de un mensaje ajeno. Ahora existen acciones que mezclan el mundo real con el tecnológico: Dentro del ámbito publicitario se realizan innumerables campañas de marketing que buscan la viralidad dentro de las redes sociales. Durante la pasada Super-Bowl, uno de los escaparates publicitarios mundiales más importantes del año, el anuncio Lost Dog de la cervecera Budweiser tuvo un impacto de alcance de más de 44 millones de personas. Gran parte de su éxito se debió a la posterior y rápida difusión del spot en las principales RRSS. En 2012 la marca de bebidas Red Bull consiguió sentar en las sillas de su ordenador a más de 8 millones de personas que siguieron en directo desde Youtube el salto estratosférico de Félix Baumgartner. El vídeo de aquel momento tiene actualmente más de 38 millones de reproducciones en el canal oficial de Red Bull.

Aunque el trabajo meditado y bien hecho puede contribuir a conseguir un viral en las redes sociales, un simple comentario en Twitter puede llegar a ser viral gracias a los famosos retuits, llegándose a convertir en lo que conocemos como trending topic. Un ejemplo claro de red social dedicada expresamente a fomentar el compartir noticias destinadas a convertirse en virales lo tenemos en la empresa española Menéame. Gracias a la interacción de los usuarios que comparten aquello que creen interesante para los demás, la página genera un gran volumen de visitas tanto en su propia web como en la web enlazada protagonista de la noticia.


En febrero de 2015 se produjo uno de los virales más importantes de los últimos tiempos. El motivo fue el debate sobre el color de un vestido que algunos veían negro y dorado y otros negro y azul. En apenas 10 horas se generaron 700.000 tuits sobre el tema. Poco después millones de personas estaban hablando sobre el tema en todos los canales de comunicación posible incluyendo Internet, prensa, radio y televisión.

No existe la fórmula para conseguir un viral. Si tu objetivo es llegar a millones de personas con algún tipo de contenido, canales como Youtube, pasando por Facebook y Twitter deberían ser los adecuados para comenzar el intento de viralidad. Si por el contrario no quieres ni por lo más remoto que tu contenido se convierta en viral, no lo compartas o hazlo solo en círculos de absoluta confianza. Evita su propagación por ningún canal público o privado en el que pueda ser interceptado. Piensa que ya sea vídeo, foto, texto Una vez que es emitido desde tu dispositivo pierdes el control sobre lo que pueda pasar con él. Incluso aunque lo envíes al móvil de un solo amigo. En la viralidad 2.0 no hay nada escrito y paradójicamente, aún queda mucho por escribir...


Sobre este capítulo, para saber más:

Estadísticas:
¿De qué color es este vestido?


Libros:
Marketing 2.0 en una semana




<< ANTERIOR      SIGUIENTE >>