Ir a p´gina principal de Jovenmanía
Jovenmanía Consejería de Educación, Cultura y Deporte
VolverImprimir

Actualidad / Noticias


2- Qué se puede y qué no se debe hacer. Oportunidades y peligros

 
Redes sociales
Aunque las redes sociales llevan poco tiempo formando parte de la vida de los millones de usuarios que actúan e interactúan en ellas, se han establecido rápidamente una serie de reglas no escritas a seguir por aquellas personas que quieran hacer buen uso de todas las herramientas que proporcionan. El usuario que dé sus primeros pasos en las redes sociales podría cometer dos errores básicos: 1)no aprovechar su potencial, perdiendo así las oportunidades que éstas nos brindan y 2)realizar una serie de acciones que no están bien vistas dentro de estas comunidades virtuales. El buen hacer dentro de las redes sociales nos puede abrir todo un abanico de enriquecedoras experiencias, mientras que la mala práctica puede llegar a ser peligrosa.

Oportunidades

Las RRSS permiten conectar gente de todo tipo, rompiendo la barrera de la distancia como nunca antes. Uno de los usos más enriquecedores del que nos podremos aprovechar en nuestra red social favorita es conocer gente de todo el mundo. ¿Amigos en Canadá, Japón o Sudáfrica? Posible desde hace tiempo con los intercambios culturales y más fácil que nunca ahora desde nuestro propio ordenador gracias a las RRSS.

La información diaria colgada en redes sociales como Facebook o Twitter es una gran forma de estar al día de la información local, nacional y mundial. Las RRSS permiten a los usuarios enterarse de toda la actualidad sin necesidad de abrir un solo diario digital. Basta con seguir a los medios de información que más se ajusten a nuestros intereses y ellos se encargarán de ponernos al día al minuto, desde nuestra red social favorita.

Dentro de las RRSS más importantes, tendremos la oportunidad de participar en movilizaciones sociales en pro de alguna causa concreta. Desde hace años en todo el globo (especialmente Occidente y el Primer Mundo) las luchas contra multitud de injusticias han sido apoyadas por millones de personas a través de un click de ratón dentro de las RRSS.

Trabajar en una red social es posible gracias a figuras laborales de reciente creación, por ejemplo lo que hoy día conocemos como un community manager. Es la persona que se encarga de gestionar la cuenta de empresas u organizaciones con fines principalmente promocionales o informativos. Hay muchos cursillos tanto online como presenciales para convertirse en un buen community manager. Si te encantan las RRSS es posible que tu futuro laboral se encuentre más cerca de lo que piensas, en tu propio ordenador.

El entretenimiento es parte fundamental de muchas redes sociales. Facebook se ha convertido en la red social por excelencia de los también llamados juegos sociales. El último estudio de la compañía indicaba que cerca de 350 millones de personas emplean mensualmente parte de su tiempo en los juegos disponibles para Facebook. Ver y compartir vídeos e imágenes ocupa también gran parte de las horas de los usuarios de las RRSS. En la red de Mark Zuckerberg se generan diariamente 4.000 millones de reproducciones en vídeo, de las cuales el 75% tienen lugar en dispositivos móviles.


Peligros

Una de las máximas a tener en cuenta al usar redes sociales es que nuestra privacidad puede verse peligrosamente en entredicho por una mala práctica. Se debe tener cuidado con la información proporcionada en nuestro perfil. En Facebook o Google+ podemos limitar los datos compartidos a nuestros círculos de confianza, pero en redes sociales como Twitter es más fácil que cualquiera pueda echar un ojo a nuestro perfil y a todo lo publicado en él (fotos y vídeos incluidos).

Ofrecer demasiados datos sobre nuestra localización es una práctica muy extendida aunque en ocasiones totalmente innecesaria. Si tenemos por costumbre geo-localizar nuestras publicaciones y compartir todos nuestros pasos, alguien con malas intenciones podría hacerse una idea muy precisa de dónde vamos a estar en cada momento.

No es necesario aceptar como amigo a todo aquel que nos envíe una solicitud de amistad. Falsear un perfil en una red social es demasiado fácil, que no te engañen. Aceptar solo aquellas personas que conocemos y configurar un perfil de privacidad que no permita a todo el mundo ver nuestras publicaciones, es un buen comienzo para mantenernos a salvo de miradas indiscretas y de prácticas malintencionadas. Ten siempre presente qué configuración de privacidad tiene el mensaje o el contenido que lanzas a las redes. Si no tiene ningún tipo de restricción, está bien, pero asegúrate que es algo que podría leer cualquiera; absolutamente cualquiera, porque es exactamente lo que pasará.

Ojo a esto: cuidado con insultar o amenazar en las RRSS. Aunque alguien llegue a sacarte de quicio, lo mejor es proceder al bloqueo de esa persona y a otra cosa... Hace tiempo que dejó de ser gratis insultar o amenazar. Las unidades de delitos telemáticos de los diferentes Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado podrían recibir una denuncia y darse una vuelta por tu casa. Existe cierta extendida y muy muy falsa creencia de que se puede decir y hacer de todo en Internet. Nada más lejos de la realidad. No puedes decir nada que la Ley impida gritar en la calle. Piensa que hay delitos para los que nuestro marco legal prevé agravamientos de pena si se hacen con publicidad, algo que puede ahondar en el menoscabo de, por ejemplo, una persona agraviada. Exactamente eso pasa en las RRSS: ellas e Internet en general son el mayor altavoz del mundo y así son consideradas por la Policía o la Justicia.

Desde un punto de vista social/personal: Las redes sociales se han convertido en un elemento tan importante que tus acciones dentro de ellas tienen consecuencias en la vida real y en las relaciones personales. Si no quieres que tus amigos empiecen a mirarte mal, no compartas todo aquello que te llega o que te parezca interesante. Selecciona los contenidos, no todo lo que resulta interesante para ti tiene que serlo para los demás.

Cuidado con los hoax. Las RRSS están llenas de bulos cuyo objetivo es buscar una rápida difusión engañando a todos aquellos que lo comparten. Mira lo que recibes y contrástalo en algún buscador para saber si lo que compartes es información veraz.


Sobre este capítulo, para saber más:

Libros:

El gran libro del community manager

Consejos:

Facebook @ GDC: Driving discovery and engagement for cross-platform games
¿Qué cosas chulas se pueden hacer con las redes sociales?


<< INDICE      SIGUIENTE >>